Cuidado con refinanciar tu deuda y reagrupar tus préstamos

Hoy en día, debido a la situación económica, a la crisis y a la falta de empleo muchas personas han visto reducido su nivel de ingresos, debido a la pérdida de empleo de algún miembro de la unidad familiar, o la pérdida total en algunos casos. Por otra parte los préstamos e hipotecas no desaparecen del mismo modo que los ingresos.

En este dramático cóctel, la espiral negativa lleva muchas veces a utilizar las “mágicas” soluciones que ofrecen las empresas dedicadas a reagrupar préstamos o refinanciar deudas.

Hay que tener mucho cuidado con estas soluciones, porque lo que es una situación difícil puede llegar a convertirse en una situación crítica. Hay que evaluar mucho las diferentes opciones, y ver cada caso en particular, porque no para todo el mundo esta solución es la mejor.

¿En que casos puede ser una solución reagrupar préstamos?, pues sinceramente pensamos que en muy pocos. Ya que no hay que olvidar que estas empresas no son hermanitas de la caridad, son empresas que buscan beneficio, y os podemos asegurar que buscan un beneficio desmesuradamente mayor que los que tienen los bancos y cajas o sociedades financieras, porque evidentemente el riesgo es mayor.

Por ejemplo, si el problema financiero familiar viene dado porque se ha perdido una parte de los ingresos de la unidad familiar, pero queda otra parte de ingresos que se consideran completamente estables, casi imposibles de perder (el sueldo de un funcionario, quizás), si sería una opción evaluar la posibilidad de refinanciar la deuda con una de las múltiples empresas que ofrecen este servicio. Alargar la vida del préstamo, a costa de pagar más interés, pero con una cuota mensual ostensiblemente menor.

Pero para el resto de casos, e incluso en este, antes de aventurarse a la desesperada en aceptar este tipo de refinanciaciones de tus créditos, es mejor ver el resto de opciones disponibles: renegociar tus préstamos e hipotecas con tu banco o caja, intentar cambiar alguna condición, vender el bien sobre el que existe el préstamo para poder amortizar lo que queda del préstamo con el dinero obtenido en la venta, etc.

A veces no queda opción, pero hay que estar muy seguro, hacer muchas cuentas, y plantearse todas las opciones disponibles antes de acudir a reagrupar los préstamos a unos intereses desorbitados y empeorar irreversiblemente tu situación económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *